Ecuatoriana en construcción

Los días de una argentina en el pueblo que no le teme a la lluvia

Archivar en la categoría “El buen morfi”

Bocadito heladero: banana y maní

Por mucho que me cueste respetar la dieta, decidí poner en práctica algunas recetas de la Detoxinista y este fue el primer intento de bocadito saludable: helado de banana y mantequilla de maní.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Hershey’s drops y menta

SAMSUNG CAMERA PICTURES SAMSUNG CAMERA PICTURES

Claro que las fotos de la comida que ella pone en su blog son extremadamente diferentes a lo que uno logra preparar en la casa (a todos nos pasa, ¿verdad?) pero debo decir que esta receta me conquistó por lo fácil, barata, deliciosa y tiene el magnífico plus de que el Penguin lo bautizó como uno de sus postres favoritos.

La receta no me la van a creer…

PicMonkey Collage

bananas maduras + mantequilla de maní

La banana/guineo tiene que estar madura (mejor con algunas manchitas negras en la cáscara así está más dulce). Hay que cortarla en trozos, congelarla bien y luego procesarla.

Bien congeladas y a procesar.

Bien congeladas y a procesar.

¡Y listo para servir! como adicional yo le puse dos cucharadas de mantequilla de maní y lo mezclé apenas para que quede veteado (simplemente espectacular) pero también debe quedar muy bien con Nutella, chips de chocolate o bien argentino, con dulce de leche repostero.

Créanme que sale un helado cremosísimo y suave, para nada cristalizado. En Ecuador, la banana es increíblemente deliciosa y una de las frutas más baratas. Ahhhh…es rrrricooooo!.

Corviche, este amor nos hace daño

He tomado la decisión de ser una persona saludable. Yo sé, he tomado la misma decisión 9 veces desde que me mudé a Ecuador. Pero con todas las frutas y verduras de excelente calidad en abundancia y lo mal que me hacen los corviches y ceviches cada vez que los como, es una decisión recurrente. Además, desde que me casé tengo 10 kilos de más. Okey, no es desde que me casé, pero es una excusa válida.

El viernes, uno de los compañeros de oficina llegó con “corviches de la esquina” de desayuno. Preparamos café y comimos. Como buena casi-ecuatoriana, partí mi pastelito al medio y justo cuando llegué al centro de pescado lo llené con ensaladita. Esa ensaladita viene en una bolsa plástica rosada y es básicamente rabanito rallado curtido con limón, cilantro y sal. Despide bastante líquido pero igual es rico. El corviche se hace con plátano verde rallado, armado como un buñuelito y frito. Extrañamente tiene un color marrón demasiado oscuro. Lo comí con un gusto ese viernes en la mañana…

Imagen

Cc: gringosabroad.com

El viernes en la tarde estaba en el sillón de casa revolcándome del dolor mientras miraba Cupcake Wars. ¡Y qué dolor! Era como si los intestinos se anudaran y desanudaran en el abdomen en una gala bizarra de Bailando por Un Sueño. Terrible.

Decidí escribir un mail a mi mamá contándole de la graciosa experiencia local. Después de tres días mi hermana me respondió en un mail privado “por favor cuidate de los intestinos, porque ahora la mami esta muy preocupada, siempre que le contas que andas con hemorroides se queda preocupada todo el dia, por favor cuidate, no seas tan pelotuda piba, cuidate con la ocmida!!”. A continuación revisé mi gmail y encontré dos mails de mi suegra con el asunto “Sin excusas: ejercicio de 30 segundos” y “10 alimentos comprobados por causar cálculos”.

Cuando estaba en agonía en el sillón gris (mi imagen mental era como cuando la fiebre amarilla invadió los conventillos y yo era una mujer de época infectada), decidí escribir un mensaje de trágico final a mi Penguin: “P. estoy muy mal. Siento que todo me da vueltas. Pero no quiero preocuparte en tu trabajo, estaré bien”. Sentí que con la última línea quedaba gráficamente expresada mi heroica valentía. Me llamó a los tres minutos y vino a casa a los 20, jaja. No me duró mucho la novela. Finalmente con una siestita se me pasó.

En fin, lo importante es que ahora soy una persona saludable. Me da mucha pena que gasté una cantidad indecible en mi última visita al súper. Compré aceite de canola (que supuestamente es más saludable que el vegetal y tres veces más caro), quinoa, arroz inflado, leche de soja/soya en polvo (el horror mismo) y mucha, mucha avena.

Imagen

Atrás, foto de unas galletas de avena, manzana y canela que preparé. Yo misma disequé las manzanas en el microondas…aunque creo que no debería haberles puesto tanta manteca. Pero bueno, lo hecho hecho está. Y una dona que trajo un amigo de postre. Tampoco debiera haber comido la dona. En finnnn…lo que importa es el mañana! ¡Y desde mañana soy una persona saludable he dicho!

Nota: hablando de gastar mucho en el súper, con Penguin encontramos una herramienta espectacular para controlar el presupuesto mensual. Si no te querés quedar en la lona, o al menos calcular cuándo hacerlo, hacé click aquí. Está en inglés, si querés traducirlo, esto te puede servir.

Con mantequilla la vida sabe mejor

Las primeras tres entradas de este blog las hice en una hoja de papel, a la antigua. Por pereza y olvido nunca las transcribí. Pero hace un par de días encontré la hojita doblada en cuatro, llena de manuscritas negras, entre un montón de basura. Ya ni recordaba lo que decía, así que la leí. Pensé que era  justo incluírlas en estas “notas de viaje”, por ser las primeras que pensé. Ocurrió en Agosto, cuando yo recién volvía de mi primer vuelta a Argentina. Aquí va:

Iba caminando por la calle terrosa contenta, con el sol brillando en las mejillas. La vi a la señora ya avanzada en edad, caminando en contra mío. Le sonreí. Yo solía llevarle videos que producimos en Chongón a su casa . “¡Hoooola!” le dije con una sonrisota al volver a verla después de un mes de desaparición. “¡Está gorda!” me respondió ella con otra.

Buruburú. Rayón de cassette. Sonrisa congelada, el sol dejó de brillar, todo el glow que traía se esfumó a no sé dónde. “¡Pero qué vieja de cuarta!” pensé inmediatamente. Ella, tan sincera y alegre seguía caminando hacia su casa como si nada. ¿Y yo? Sintiéndome gorda, desarreglada y llena de tierra. Pero de los tres, lo peor era sentirme gorda y la señora tan feliz me lo había dicho casi como con alegría. Casi como un halago. ¿Habrá sido un halago? Después de todo, casi todas las mujeres de Chongón son rellenitas, lindas, ricas.

Cc: jgmartin

Me di cuenta que tenía hambre. Pensé en cuánto me gustaría comer bolón de verde y chicharrón. Hice un recorrido mental de los lugares donde podría conseguirlo. “¡Focus, por Dios!” me repetí a mí misma. Intenté volver a enojarme con la señora. Me di vuelta y vi el puntito oscuro y gordito que era ahora ella, lejos, en la misma calle de tierra, hacia su casa, caminando contenta a merendar maduro con queso. La miré, sonreí y largué una carcajada del momento. “¡Graciaaaas, la pasé bien en Argentina!”, le respondí en un grito de victoria.

Yei Yei y Farallón Dillon

Domingo. Viaje Laboral; no mío, de mi suegro. Entuasiasmo – O…Me trepé en el asiento trasero del auto con un cuaderno, una lapicera y una cara de pocos amigos. Me acosté en el asiento, enmudecida. “¿Porquéeeeeeee no tengo mp3, porquéeeeee?” pensé. De repente, para aumentar mi descontento…el dvd. El DVD! De José José. ¿Quién joraca es José José? ¿Y por qué se llama José José? ¿No podía ser simplemente José, o José J., o J.J (tipo yei yei)? Yo nunca lo había escuchado hasta que llegué aquí. Lo conocí en los viajecitos de fin de semana con mis suegros, donde no importa cuántas horas pasamos en la ruta, las 12 canciones se repiten incesantemente. Pasé de desconocerlo, a odiarlo, a reírme de los videos, a agradarme. Sí señores, me está agrandando. El tema es que me acosté en el asiento trasero y me puse el cuadernito de almohada. Empezó la primer canción del dvd y sentí esa punzada que te da cuando conocés el tema. Y sonreí. Sonreí con

…el tema es que por muy tétrico que me pareció ver esos peinados setentosos, el escenario viejo, y la baladita trágica del inicio, verlo ahí al chaboncito tan sencillo cantando esa canción con los tonos largos te termina poniendo triste. Y la gente que lo aplaude como loca porque les transmitió un sentimiento que todos conocemos bien: la soledad del desamor. La gente está conmovida. Y a mí me conmovió. Cuando dice “hoy quiero saborear mi dolor” “qué triste, todos dicen que sólo hablo de tí…no saben que pensando en tu amor, en tu amor…he podido ayudarme a vivir, he podidoooo ayudarme a viviiiiiir aaaaaa-aaaaaay ooooo-ooo-ooooh”. Che, veanlo en serio. Tal vez si lo vés una sola vez  no da. Hay que verlo como 5 veces y vas a terminar como yo, tirada en el asiento trasero sosteniendo un micrófono imaginario y cerrando los ojos con fuerza mientras hacés el playback exagerado del estribillo. O escuchándolo mientras escribís un post. Después del derroche de tristeza siguió “Cuidado” que es mi favorita para interpretar.

Suelo interpretarla apuntando al techo con los ojos entornados mientras canto la parte de “cuidado…muuuucho cui-da-do”. Y antes de pasar a otro tema, no puedo dejar de decir que hay un video que me parece muy chistoso de José José (o Yei Yei como decidí llamarle porque me molesta la repetición) en que él está enamorado de una mujer que no sabe comer espaghetti. Se llama “Más” pero no encontré el video.

Después de este despliegue cuento que el viaje terminó súper bien porque comimos. Y cuando hay comida, todo es más lindo. Fuimos a la Hostería Farallón Dillon y no puedo dejar de recomendarla. Es uno de los lugares más interesantes que he conocido aquí. Está en Ballenita (www.farallondillon.com) y está ubicado en un lugar tranquilísimo con una vista al mar alucinante. La hostería está ambientada de una manera muy creativa con elementos de los barcos: las ventanas redonditas, los faroles inmensos, imágenes de sirenas, en las mesas están ubicadas las tazas enormes de acero de los marineros como servilleteros, y unos varios etcéteras.

La vista de la hostería desde la entrada

Comer y ver esto, es un lujo.

¡Oh! miren con qué me encontré.

La sirena tenebrosamente bella

En la entrada un faro, un marinero y un cartel de madera oscura que reza “Océano, eres tú a quien todo vuelve”

Nosotros sólo fuimos a comer, pero pienso ir a la hostería un día de estos. La comida es espectacular, porque ofrecen comida de mar con un toque gourmet que no es muy común aquí. Los precios son moderados (oscilan entre los U$D 10 y U$S25). Yo pedí una posta de pez espada con papas fritas y pie de maracuyá de postre pero infelizmente no llegó a la foto.

Remember : pez espada.

Como verán, de la dieta no hay noticias. Buen lunes!

Navegador de artículos

Ecuatoriana en construcción

Los días de una argentina en el pueblo que no le teme a la lluvia

Cookin' the life

Repostería, cocina, comida y amor.

Riccardo Franchini. Godete

Idee per godere ogni giorno. Arte Cibo Viaggi

blog-muchomasqueunviaje.com

"Cuéntanos el viaje de tu vida y lo haremos realidad en cualquier lugar del mundo"

Kommon Blog

Free The Writers

TED Blog

The TED Blog shares interesting news about TED, TED Talks video, the TED Prize and more.

Mochilas en viaje

Blog de viajes. Crónicas y pensamientos desde una mirada más humana

Que bonita la vida...

Siempre somos una, las palabras y yo.

A %d blogueros les gusta esto: