Ecuatoriana en construcción

Los días de una argentina en el pueblo que no le teme a la lluvia

All you need is…un pie persistente y una batería imaginaria.

...Paul en Quito.

…Paul en Quito.

El estadio rugía. La gente entraba por cientos a cada recoveco, tribuna, silla, espacio. Yo estaba atrás, al otro extremo del escenario. Caminamos buscando un mejor lugar pero parecía que nada iba a funcionar, nada, ni siquiera los tacos de 6 centímetros que me puse. Divisé un revestimiento plástico que cubría unos cables…tan alto como el borde de una acequia (¿es demasiado sanjuanina esta aclaración?) pero para que se entienda, era una subidita de unos 4 cm donde, por supuesto, ya las personas se habían sentado celosamente reclamando cada centímetro. Me ubiqué detrás de un chico en sus veintes y un veterano. Los dos sentados en el piso, dándome la espalda.  Ni se movieron, ni me miraron. Metí un pie entre los dos.

7 de la tarde. El concierto comenzaría a las 9. Los hombres se dieron cuenta de mi maniobra: estaba intentando colarme. “Oh no señores, no moveré el piecito. El piecito no me lo toquen” pensé. Ellos se juntaron más, pegados hombro con hombro. Y yo no moví el pie, se los juro, mi pie estaba prácticamente entre poto y poto.

8.40. “¡Nos vamos más atrás, no vemos nadaaaaa!” me dicen mis compañeros. “Deleeen…no hay dramaaaa.Yo me quedo” nos dijimos a los gritos. Los tipos de adelante hicieron un ruido que no entendí. El piecito seguía en el mismo lugar, entumecido.

8.55. Una chica con su novio, como quien no quiere la cosa, se ponen al lado mío. Apoyan sus puntas de pie en la subida. El veterano se da cuenta y se pone de pie. Medía como 2  metros. La chica me mira y me dice “¡no voy a ver nada!” y se va. El veinteañero también se para y ya no veo nada. Pienso que ya perdí mis amigos y mi pie había sufrido bastante como para abandonar.

9.03. Se apagan las luces. Silencio total. 37.000 personas con el corazón en la boca. Se prenden las luces azules y blancas del escenario y aparece él, alto, hermoso, con su guitarra y nos saluda. “¡Hooola KHI-TÓH!” dice en media lengua.

WOHOOOOOOOOOOOOOOOO! gritaron los 37.000 al unísono, eléctricos. WOHOOOOOOOOOOOO! grité yo desenfrenada con los brazos arriba y las lágrimas en los ojos. Era el momento: di un salto adelante y me subí al cordón entre chico y señor. Empecé a menear los hombros (lo sé, no pude pensar en otra cosa) y me hicieron espacio para poder hacer el “shake espontáneo”. Me apretujaron, sí, pero no iba a ceder el terreno ganado. Quedé con los hombros para atrás, perdía el equilibrio a ratos pero Señor…cuando sonó Eight Days a Week no pudieron ganarme…me puse a bailar el boogie sacudiendo las botas y moviendo las manos de arriba abajo, como histérica, como una loca, gritando “Uuuuh I need your love babe!” y me hicieron espacio.

Después de una hora y media de show sin parar el amor por la historia, la música, la vivencia de cada uno al sentir los temas de los Beatles nos ganó la antipatía. Paul se sienta al piano y ya vemos lo que se viene. Nos mordemos el labio. Y suena ese inicio único de Let it Be. “Disculpa, pero tengo que abrazarte” me dice el chico mientras veo que sus amigos en la hilera de la subida están abrazados. “Sí, no hay drama”, le digo. Eramos 5 locos desconocidos, abrazados, llorando y cantando a todo pulmón, señalando al aire, con la lluvia nocturna que nos empapaba. “¿Quieres paraguas?” me grita uno. “No flaco, tengo el ponchito plástico pero re corta la onda, sigamos cantando”. Y seguimos.

Después llegó Live and Let Die. La gente de todas las edades gritaba como loca. El chico al lado mío parece sostener una guitarra imaginaria y empieza a tocar los acordes con la cara estrujada y las rodillas dobladas, el de su izquierda toca un bajo y yo, ni lenta ni perezosa, empecé a tocar la batería. A todo pulmón. Por ahí me desconcentraba y empezaba a tocar el órgano porque en la pantalla gigante enfocaban al tecladista. De repente salen unas bolas de fuego del escenario y nos quedamos todos estáticos, uno con el bajo, el otro con la guitarra y yo en una mano con la baqueta y en la otra con el piano. Salen fuegos artificiales por todos lados y el sonido eléctrico de la canción que penetraba el estadio. EL LUGAR EXPLOTÓ. Explotó de energía, de gritos, de música, de Beatles, de Paul, de todo. No puedo explicarlo mejor, porque fue mitad sueño y mitad realidad. Esas cosas que uno vive y no termina de caer.

La lluvia nos acompañó hasta el final y McCartney nos regaló varios “últimos temas”. Terminamos al son del melancólico “All you need is love” con un nudo en la garganta.

…Paul en Quito.

 

La pucha que estábamos agradecidos. Qué momento, qué unico.”Chuta, ya me puedo morir tranquilo” me dice el flaco de al lado con la mirada perdida. Sonrío. “Perdón por colarme” le dije. Me puse el ponchito plástico y y me dirigí a la salida atestada.

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Ecuatoriana en construcción

Los días de una argentina en el pueblo que no le teme a la lluvia

Cookin' the life

Repostería, cocina, comida y amor.

Riccardo Franchini. Godete

Bere Mangiare Viaggiare. Scopare la Vita.

blog-muchomasqueunviaje.com

"Cuéntanos el viaje de tu vida y lo haremos realidad en cualquier lugar del mundo"

Kamikazed

Party People

TED Blog

The TED Blog shares interesting news about TED, TED Talks video, the TED Prize and more.

Mochilas en viaje

Blog de viajes. Crónicas y pensamientos desde una mirada más humana

Que bonita la vida...

Siempre somos una, las palabras y yo.

A %d blogueros les gusta esto: